Post medio incoherente número 1

Tengo demasiados amigos periodistas. Como consecuencia el 90% de los artículos que comparten en Facebook tienen una extension que está concebida para hacerte entrar en un trance literario. Cuando vas por el tercer párrafo ya ni sabes lo que estabas leyendo… ni te importa.

La mayoría de los posts empiezan bien. Los muchachos, después de todo, están estudiando eso del manoseo de las letras y las palabras. Pero con cada oración se van, como decirlo… entusiasmando. Y uno se siente excluido de esa auto estimulación mental (en mi pueblo le daban otro nombre) de la que uno ha sido testigo casi involuntario (no me miren así, el clickbait existe)

Ahora todo el mundo quiere hacer periodismo de opinión. Hasta yo, que no soy periodista. Pero al final de la jornada me resulta aburrido….

El otro día en Techcrunch se formó un “salpafuera” porque una blogger se puso a ventilar el oscuro pasado del CEO de Snapchat. Un niño rico, consentido, estúpido y medio que, al parecer, no le cae bien a muchas personas. Muchas. Entonces, para no hacerles el cuento largo, la periodista (Jordan creo que se llama) dice, defendiendose de los amables comentaristas, que su trabajo como periodista es “poner al descubierto la verdad”. Si. En Techcrunch. La verdad y la mentira. El bien y el mal. En Techcrunch. Y yo me estaba como “What!?” Pero no dije nada (no comenté, se entiende)… porque si un blogger de un sitio que básicamente hace perfiles de startups, reseña gadgets de plástico que el 90% de las veces no sirven para nada y comenta alguna que otra noticia interesante del mundo de la tecnología te dice que su trabajo es “poner al descubierto la verdad”, no hay nada que decir.

Cuando uno pasa del long form al long rant una opinión personal se convierte en la verdad.

Pero ese es otro tema… medio aburrido también.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *