“Wearables”

“Wearables”. La última estrategia de las grandes compañías para imponernos el futuro. Si soy franco aún no sé que pensar al respecto. Eso no es bueno. Cuando vi el iPhone por primera vez sabía exactamente que pensar. Quería uno, con sus limitaciones incluidas. Era el futuro. Pero cuando veo las Google Glass, aunque pienso que son muy “cool” no me veo usandolas diariamente… la utilidad del dispositivo esta fuera de discusión, pero no la necesito. No necesito información inmediata enfrente de mi, esa distracción extra. En un mundo saturado de datos quiero estar en un ambiente menos cargado, sin la presión o posibilidad de comprobar cada hecho, aprender algo de cada objeto o capturar cada momento. No lo necesito. En otros terrenos especializados, como la salud, las Glass pudieran tener más y mejores aplicaciones.

Esto tiene que ser un cosplay de algún video juego que desconozco.

Esto tiene que ser un cosplay de algún video juego que desconozco.

Por otro lado el Galaxy Gear es, sencillamente, un pedazo horrible de tecnología que añade un peso extra a la muñeca, tiene cero belleza y más intrusión. Las notificaciones no están solo en tu bolsillo sino que se estacionan en tu brazo demandando atención. Es un dispositivo tonto que reclama tu mirada y cuidado constantemente y ofrece pocos beneficios reales.

El Galaxy Gear no luce muy sexy que digamos en la muñeca. Es grande y bulky.

El Galaxy Gear no luce muy sexy que digamos en la muñeca. Es grande y bulky.

Para mi belleza y discreción son dos elementos centrales para cualquier wearable pero los fabricantes se han enfocado en lo contrario. Tal parece que la idea detrás de cada nuevo wearable es que el dispositivo sea indiscreto, conspicuo y que contribuya de manera notable a la ya excesiva conexión con la que vivimos.

Fitibit. Photo Credit / Mashable

Fitibit. Photo Credit / Mashable

La única categoría de wearables que me entusiasma son las fitness bands al estilo Fit Force o Jawbone Up. Me atraen porque combinan el espiritu de algo que se lleva puesto, con las ventajas de un mundo interconectado. Lucen bien y recolectan y brindan información de manera silente y sin obstrucción. En este campo, desde mi punto de vista, mientras más “callado” sea el dispositivo mucho mejor. Además la información que brindan estos pulsos o bandas es única. Si bien con algunas apps en el smartphone uno puede obtener ciertos datos ofrecidos por el Up y el Force (o el Flex), estos artilugios están en mejor posición para ofrecer un flujo continuo y regular de datos de calidad.

La colorida belleza del Up de Jawbone

La colorida belleza del Up de Jawbone

La belleza es importante en un wearable. No solo importante, es primordial. Para mi no hay dilema. Si voy a usar un reloj inteligente lo haré porque aunque solo me dé la hora se va a ver bien en mi muñeca, no voy a tener que estar pendiente de él todo el tiempo y no me va a molestar. Primero look and feel, después la funcionalidad y nunca debe ser una molestia. Esos serían mis únicos requisitos. No creo que los wearables que existen ahora en el mercado (excluyendo las fitness bands) cubran estos importantes aspectos.

Se dice, y ya se toma como un hecho, que Apple tiene nuestras muñecas en la mira y que puede anunciar en cualquier momento un dispositivo que o bien sea un reloj o una fitness band o una combinación de ambos. Este es uno de esos productos que Apple puede hacer bien casi sin esfuerzo, sin embargo se están tomando todo el tiempo del mundo. Esto puede ser una excelente señal.  A juzgar por algunas predicciones el objetivo es que más que un reloj o un pulso sea una joya inteligente. Eso, es nuevo.

iWatch concept by Gábor Balogh. Click to see all the photos.

Smart Watch concept by Gábor Balogh. Click to see all the photos.

Tal vez veamos la aproximación de la compañía de la manzana a finales de este año. Si alguien puede dar en el blanco en una categoría que es más compleja de lo que parece, son ellos.

The #1 paid app in the Google Playstore “Virus Shield” is a complete scam

Unfortunately for the buyers, Android Police has discovered that all the app does is change a red “X” graphic to a red “check” graphic. Literally. The 859kb app doesnt protect, secure, or scan anything. More work went into the Settings menu than the actual “security” portion of the app, and it appears that thousands of users have been scammed out of their money.

vía The #1 paid app in the Google Playstore “Virus Shield” is a complete scam – Neowin.

No es “the #1 paid app”, eso era innecesario por parte de Neowin, pero el developer hizo cerca de 40,000 dólares estafando a usuarios preocupados por la seguridad de sus dispositivos Android. Lamentable.

El FireTV: ni llega, ni se pasa

Hoy Amazon lanzó su propuesta de streaming box y no decepciona. Siempre he sido un fan de la compañía de Brezos. Aunque algunos analistas se preocupan por el modelo de negocios (“muy barato” o “casi gratis”) del gigante  y el efecto en el mercado tradicional de retail, yo soy un simple usuario. Amazon siempre me ha funcionado muy bien y su servicio al cliente es excelente. El FireTV tiene varias características muy atractivas: hardware poderoso, reproducción instantánea, búsqueda por voz, un vasto catálogo de contenidos, apps y juegos y controles parentales. Cuando unimos la pequeña caja negra con una membresía Prime el paquete se vuelve mucho más atractivo.

firetv

He sido usuario de Roku (1,3) y ahora soy usuario del AppleTV (3rd generation). Me pasé por el soporte de Airplay que era ideal para nosotros por los muchos dispositivos iOS que hay en la casa. Del Roku tengo muy pocas, si acaso alguna, quejas. Con el AppleTV me pasa igual. No veo ninguna razón para cambiar uno de estos dispositivos  por el FireTV a menos que tengas en mente un poco de juego casual (aunque Airplay resuelve este apartado también).

El dispositivo que revolucione la experiencia de ver televisión aún no existe. La estrategia de todos los jugadores del sector en la actualidad ha sido olvidarse de las compañías de cable y seguirles el juego parcialmente pero ninguna solución va a estar completa hasta que uno de los monopolios más grandes que tiene EE.UU no decida sentarse a negociar.

Se cita con frecuencia a Steve Jobs diciendo que finalmente había resuelto el problema de un TV inteligente. Se cree que estaba hablando de un UI revolucionario, o hardware innovador. Yo pienso que Jobs se refería, además, a un modelo de negocio y un pitch que iba a poner a las compañías de cable a comer de su mano como lo hicieron las disqueras en su momento. Tal vez la industria del cable es más complicada de lo que Steve previó, pero lo cierto es que el famoso iTV no ha hecho su entrada y ningún otro dispositivo mágico puede, hasta ahora, proclamarse como el rey de la sala.

Mientras ese momento llega el FireTV es un producto sólido y atractivo que seguramente se va a vender bien.